Inicio
Inicio Ftbol Baloncesto Balonmano Ftbol Sala Ciclismo Voleibol Motor Atletismo Ms deportes
Domingo, 19 de Noviembre de 2017 - 13:16      
Generar PDF
La bondad en el ftbol

Firma invitada: Antonio del Castillo, Periodista (21-01-2013), 19:28

En cierta ocasión, Ryszard Kapuscinski afirmó que para ser un buen periodista es indispensable ser buenas personas. En esta profesión, como en la mayoría, hay de todo. De lo mejor y de lo peor. Más o menos cínicos. Más o menos válidos. Quizás la condición de buena persona debería ser imprescindible para ser persona, pero, desgraciadamente, no es así.

Como sería un debate eterno, en el que no pienso tomar parte (de momento), prefiero aplicar la sentencia de Kapuscinski al fútbol. Para ser presidente se debería ser buena persona. ¿Y cómo se valora la bondad o maldad? Sinceramente, lo desconozco. En realidad, desconozco cómo ser un buen presidente, pero desde hace meses sé cómo no debe ser un buen presidente.

Siempre me mostré receloso de aquella dichosa Ley del Deporte de 1990 a través de la cual se articulaban las Sociedades Anónimas Deportivas. Sin duda, referirse al fútbol como ese ente carente de sentimientos es una verdadera temeridad. Comparar un deporte salpicado por miles de pinceladas a una empresa parece un auténtico sinsentido. Lo es. Porque, el fútbol es sentimental; la empresa, no.

Para un hombre de empresa, para quien lo más importante es la rentabilidad, esta ley es lo más parecido a la espada de Damocles. No para él, evidentemente, sino para toda esa legión de aficionados que sienten un club como parte de sus vidas. Una ley como verdugo de sentimientos. De ahí que su bondad sea vital. Una humanidad que no alcance la necedad, pero sí la comprensión.

En Córdoba quizás pecamos de exceso de esa bondad. De ahí todos los azotes que recibimos desde antaño. Acostumbrados a ser los segundones, cualquier atisbo de esperanza desata nuestra confianza infinita en el prójimo. Y claro, el desencanto, cuando llega, se clava como aquella espada. Fría. Insensible. Precisamente, dos de las características de una empresa.

En los últimos meses, un foráneo se disfrazó de Damocles. Nos volvieron a maltratar. No es nada nuevo. Lo más sangrante es que tiene asumido que cuenta con autoridad para ello. Somos parte de su empresa. Un "emporio" del que no conocemos cuentas ni beneficios y en el que nuestro principal derecho es pagar una cuota anual. Menudo negocio. De nosotros depende deshacernos, de una vez por todas, de esa venda que nos impide ver más allá. De que nuestra euforia deportiva (si llega) no oculte una realidad en la que la maldad se ha impuesto a golpe de mordaza. Pero, ya se sabe, nuestra bondad, convertida en absurdo, nos hará olvidar. Así somos aquí. Tan buenos como sandios. Y vuelta a empezar...

Twitter: @AdelCastillo85


Comentarios:


 
La cancha, de David Jurado
Histrico, real, pero malo
José Luis Pineda Contraportada, de José Luis Pineda
Algo no funciona aqu
Firma invitada, de Rafa Barroso
Zona Handball
Subirse a la ola buena
"Quines somos?... Con el Corazn",
de Ignacio Cid
2007 Cordobadeporte, Comunicacin y Eventos, S.L. Aviso legal. Poltica de privacidad Powered by Compostudio

Puede comprar cialis generico online sin receta medica en farmacia en linea en Espana